Principios básicos de actuación

Principios Básicos de Actuación:

1º.- Con respecto a los residentes

  • Mejorar o mantener, la capacidad funcional y favorecer el mayor nivel de autonomía posible.
  • Realizar un seguimiento terapéutico de las enfermedades y trastornos una vez han sido objeto de valoración y detectar precozmente la aparición de posibles nuevos trastornos.
  • Ofrecer un régimen de alimentación sana, equilibrada y variada, adaptado a las diferencias individuales con dietas especiales.
  • Mantener todas las estancias perfectamente limpias, bien ventiladas y ordenadas.
  • Desarrollar programas de animación socio – cultural dirigidos y supervisados por profesionales especializados.
  • Favorecer las buenas relaciones sociales entre los residentes, familiares y el personal del centro.
  • Mantener la buena imagen en la apariencia física de los/as residentes.
  • Favorecer a través de programas de estimulación cognitiva el ejercicio de los conocimientos y experiencias de los/as residentes.
  • Estimular la creatividad y la expresión corporal, mediante talleres y programas de ejercicio físico.

2º.- Con respecto a los profesionales

  • Mantener la motivación del personal mediante el ofrecimiento de todos nuestros recursos y atención a sus necesidades
  • Favorecer la formación permanente de los profesionales.
  • Impulsar el intercambio de experiencias y conocimientos con otros profesionales externos, para enriquecer y contrastar los propios criterios de actuación, amparado todo ello en un programa de Mejora Continua.
  • Favorecer los contactos con los recursos de la zona como forma de impulsar la coordinación socio – sanitaria.
  • Desarrollar en todo el personal el sentido de pertenencia y de responsabilidad en el buen hacer profesional, manteniendo como premisa el trabajo en equipo y desde una perspectiva multidisciplinar.

3º.- Con respecto a la sociedad

  • Complementar las actuales estructuras asistenciales, tanto públicas como privadas, procurando la eficacia y la correcta aplicación de los recursos disponibles para la atención del colectivo.
  • Aportar valor añadido tanto desde el punto de vista de la asistencia socio – sanitaria, como de la creación de empleo y del incremento de riqueza.